ir aqui

martes, 9 de mayo de 2017

De la basura

Lo que no quiere nadie lo recogemos nosotros. 




En la década de 1950, en España, la compra de alimentos se seguía realizando en los tradicionales mercados y en pequeñas tiendas de ultramarinos y colmados.  Los alimentos se iban pidiendo uno a uno al dependiente, que muchas veces sin prisa, iba pesando y empaquetando. En las tiendas. las mujeres hacían cola y espera. Frente a esta realidad las españolas veían con curiosidad y cierta envidia desde sus butacas, películas norteamericanas donde se mostraban  aquellos supermercados  donde los clientes se servían ellos mismos.
En 1957,  Alberto  Ullastres, ministro de comercio del régimen de Franco,  intenta impulsar la modernización del comercio con una campaña a favor de la instalación de supermercados  de productos alimenticios ya envasados, que se vendieran por el procedimiento del autoservicio.
La Comisaria General de Abastecimientos y Trasportes (C.A.T.) fue la encargada, del establecimiento de una red  de autoservicios públicos.  Los primeros de carácter experimental se establecieron en Madrid, luego siguieron otros en  San Sebastián, La Coruña o Bilbao.
A finales de 1957, la Revista Blanco y Negro,  incluye un extenso reportaje donde se anuncia  la apertura en Madrid  de los primeros autoservicios de alimentación.  Vemos en la imagen a dos actrices de cine Luz Márquez y Mari Tere del Rio, mostrándose  como mujeres modernas,  que con sus cestas en la mano,  caminan  entre  estanterías bien surtidas. En el artículo, se  subrayan las ventajas para el cliente “Ahorro de tiempo y bajada de precios, consecuencia de la disminución de dependientes.”  Y para el comerciante “Reducción de personal y aumento de las ventas.”
En 1958 se organizaba en Madrid una  “Exposición de Equipos y Accesorios para Tiendas modernas de Alimentación, Autoservicios.” Ese mismo año  se establecían las normas  para la apertura de autoservicios privados. En julio de 1959,   bajo el nombre de  Caprabo, se inauguró el primero. Poco a poco los autoservicios públicos fueron desapareciendo dando paso al capital privado.
En  enero 1959, el Sindicato Provincial de la Alimentación en  Almería, convocaba  a almacenistas y detallistas a una reunión para tratar “ la pronta implantación de un supermercado en Almería.” En 1960,  el establecimiento de nuevos supermercados comienza a  estar a la orden del día
En  1961, en Almería la iniciativa  más importante será, la cadena holandesa Spar,  con la apertura de pequeños supermercados por los barrios de la capital y los pueblos. En 1963,  ya contaba en  Almería  “ con 20 puntos de venta en régimen de autoservicio.”
Un aliciente para la clientela fue el sistema de cupones regalo, que se daban en cada compra. Los cupones se iban pegado en cartillas como la que mostramos de la cadena Vegé.







domingo, 7 de mayo de 2017

Ya se puede leer nuestro Boletín Museos de Terque nº 135



http://www.museodeterque.com/pdf/boletines/135.pdf



Design by: Remedios Fernández