ir aqui

lunes, 23 de enero de 2017

Papeles para Vasares ¿Quieres conocer su historia?



Nuevos Papeles de Vasares han ingresado en las colecciones del Museo Etnográfico. 
Proceden de una empresa de Cartagena. Eloina, posiblemente de la décadas de 1940-1950.

¿Quieres saber su historia?




En los vasares de las despensas, en las lejas de las taquillas y aparadores de las cocinas y comedores,  en las  repisas de los caramanchones de las chimeneas, en las tablas de  los armarios, se puso de moda  desde el XIX  adornarlos con  los denominados  papeles  y tapetes de vasares.
Los Papeles de Vasares eran tiras de papel de unas dimensiones  aproximadas entre 60 cm. de largo por 15 de ancho, que embellecían  el frontal de los vasares de obra o madera, dándole a su vez una superficie  más higiénica a la vajilla que allí se colocaba. “La variedad en colores y dibujos convirtiendo la cocina en una fiesta callejera a lo cual se presta lo económico del importe de la docena de papeles, 20 céntimos de peseta, y las dimensiones de cada sección medio metro aproximadamente.” La Monarquía.1890. Se solían vender en papelerías y paqueterías. La colección del Museo Etnográfico de Terque procede en su mayoría de los antiguos Almacenes Segura de Almería.
Su uso  se remonta a las últimas décadas del XIX. En 1874,  ya los encontramos anunciados “papeles picados de diferentes colores propios para adornar estantes, vasares etc…” En 1890, el periódico  La Monarquía  afirmaba “Artículo que no solo se ha hecho necesario, sino de moda.”  Al parecer su origen fue la capital de España “Constituye una industria genuinamente madrileña extendida a las provincias y cuyo uso les era absolutamente desconocido hasta hace pocos años, ampliando el mercado, su fabricación ha adquirido una gran importancia y ha exigido mejorar los procedimientos industriales.” ABC. Febrero 1908.
En un principio se hizo popular  reutilizar los periódicos para adornar los vasares “Papeles en un principio  fueron periódicos no ilustrados. Luego periódicos ilustrados…” La Monarquía.1890.  “Suplicó al señorito que le cortase unos papeles con destino a los vasares, según el modelo que acaban de publicar los periódicos.”El Correo Militar 1894.
Algunos   de estos papeles reutilizados los recuerda Paqui Muñoz (Almócita, 1960) y como los preparaba su bisabuela,  la “Mamita”.Las hojas de los calendarios los  iba doblando en muchos dobleces y con unas tijeras  los cortaba en recortes  sucesivos,  consiguiendo al desdoblarlo, unas bonitas  tiras  con cenefas geométricas festoneadas”.
El director de El Globo en una carta al director de correos en 1878, acusaba a los carteros  de  quedarse con los ejemplares de muchos suscriptores y señalaba “esos papeles sirven para adornar los vasares de casa.” Esta costumbre se fue imponiendo, hasta ser aprovechada por la industria  “Y por ultimó un artista acreditado en cometas, aleluyas y romances explotó el negocio, proporcionándose un nuevo emolumento.” La Monarquía.1890. Una de estas industrias madrileñas fue la Casa Lencina  “De los primeros productos de esta industria eran unos papeles con diversos dibujos picados a mano y con tijeras, después y como primer adelanto, se empleó para picarlos un sacabocados de acero… y en vista de la rapidez con que se generalizaba su uso, hizo construir un troquel de su invención.” ABC. Febrero 1908




Con los años la industria fue mejorándolo, empleando en su estampación toda clase de colores y dibujos. “En la fábrica de papel de vasares  La Estrella… encontraran un numeroso surtido de papeles lisos de todos los colores iluminados, estampados, picados. Hay un bonito surtido de dibujos.” El Liberal. 1890. Esa misma fábrica pedía unos años antes “Hacen falta en la fábrica de papel pintado para vasares titulada la Estrella niños y niñas de diez a diez y seis años.”
Las ilustraciones se fueron haciendo de lo más variado “A los lados de la chimenea había largos vasares y estos estaban revestidos de papeles con viñetas de corridas de toros y asaltos de bandoleros.” La Ilustración Española. 1886. Composiciones geométricas que simulaban azulejos o  tela de manteles, flores, frutas, vegetales, animales, motivos infantiles, paisajes o menaje de cocina. 

La Monarquía en 1890,  describía una gran variedad de dibujos: segadoras, bailarinas, santos, paisajes como el de la reciente inaugurada Torre Eiffel o las pirámides de Egipto. También temas históricos como la Heroína de Zaragoza,  toreros o artistas de la época. “Papel pintado y recortado para cubrir los vasares de la cocina representando a  Cara ancha o Gayarre.” La Ilustración Española 1883.
Un artículo humorístico hablaba de la preocupación de las criadas por cambiar periódicamente los papeles “las limpias y las que no lo son cambian con frecuencia los papeles. Las primeras siguiendo las veleidades de la moda, las segundas las del aceite. Y ¡ay! de la señora que trate de poner coto al abuso. Entonces la sucia será ella. Ella será la que por la miseria de 20 céntimos consiente que la cocina este hecha una leonera.” La Monarquía.1890.
Los papeles  convivieron con tapetes o tiras de tela en los vasares.  La Moda Elegante decía en 1892, “En los vasares de la cocina se suelen poner tiras de tela blanca festoneadas y con algún dibujo en color.” En 1902,  ofrecía el patrón para realizar una “banda festoneada de tela de algodón, adornada con objetos de cocina bordados a punto de litografía. Se corta de 13 cm. de ancho y sirven para adornar vasares o tablas de armario.”
Se recomendaba “El ancho y la longitud dependen de los vasares para que se destinan, contando que deben de quedar colgantes de 15 a 20 centímetros, que es donde se hace el friso de figuras, bien bordadas a punto de cadeneta, a punto de zurcido, a punto de cruz, etc o pintadas con colores lavables a la garua o al pulverizador. Los colores empleados en el bordado deben ser chillones para dar alegría a la cocina.” Blanco y Negro. 1926





En  1928, la revista Labores del Hogar, hablaba que eran frecuentes “los paños de lienzo cuadriculado o con puntilla de crochet”, y  proponía a sus lectoras una muestra con bordados sencillos de peces, guindillas y setas a punto de  cadeneta.
Blanco y Negro en 1926, en el artículo titulado “Tapetes para vasares” calificaba a los papeles de los vasares como, anticuados y poco higiénicos, “se desecharon ya hace tiempo los papeles pintados y recortados… relegándolos para el uso de los pueblos, en donde con mayor dificultad que en las ciudades van entrando las invenciones del arte decorativo, y lo que es peor, los adelantos de la higiene.” Se buscaban telas que fueran lavables, para que siempre  que estuvieran limpias.
Los motivos decorativos bordados en estos tapetes incluían desde viandas a  menaje de cocina, combinándolos o transfigurándolo en figuras  humanas. Se buscaban que fueran alegres y desenfadados. Blanco y Negro. proponía figuras caricaturescas de “cazos, cuchillos, sartenes o con hortalizas y frutas, hechos hombres por virtud del arte.” En 1931, La Voz, insiste “ de trecho en trecho y siempre por la parte que quede colgando se dibujan figuras más o menos grotescas pero siempre en relación a la cocina.”
Otro material conocido desde finales del XIX y usado para adornar los vasares fueron los hules, material  de tela pintada y barnizada por uno de sus lados, que tenía la ventaja de su impermeabilidad y fácil limpieza.





Design by: Remedios Fernández